Puentes sobre el Bembézar

Puente “Quebrá”

En el camino árabe de Córdoba a Badajoz, que describe el geógrafo al- Idrisi, se encuentran los restos de un puente de cinco ojos con arco de herradura, aprovechado posteriormente para el paso de  la  Cañada Real Soriana. Ni Madoz, ni Ramírez de las Casas-Deza mencionan este puente, y sólo Bonsor, en su recorrido a lo largo del Guadalquivir (1889-1901), habla de él y lo dibuja, diciendo que tan sólo subsistía un arco de herradura extremo.

El único arco que se mantiene en pie, de los cinco que al parecer comprendía el puente, nos revela una buena estructura arquitectónica en su arco  de  herradura  bien  encajado  en  sus  sillares  de  mampostería.  Este puente, desde un punto de vista constructivo se puede encuadrar dentro de la tipología de puente carretero de fábrica tipo bóveda, propio del s. X.

Su deterioro podría venir de muy antiguo pues a mediados del s. XVIII aparece  en  el  Catastro  de  Ensenada  como  la  “Puente  quebrada”  o “Quebrá”, haciendo referencia a su estado de conservación.

Puente de Moratalla

Este puente se encuentra situado cerca del km 45 de la A-431, carretera de Córdoba a Palma del Río, frente al palacio de Moratalla, cerca de la antigua estación de ferrocarril de Hornachuelos. Desde allí caminando unos 500 m por la orilla izquierda del Bembézar llegamos hasta el puente.

Sabemos por diversos documentos históricos que fue mandado construir por el infante Fernando 1410, con motivo de su presencia en el Valle del Guadalquivir cuando se dirigía a la conquista de Antequera. De este modo detectó la necesidad de mejorar la ruta de Córdoba a Sevilla por la margen derecha del Guadalquivir y su paso por el río Bembézar. En 1428 las obras estaban  casi  terminadas  pero  por  motivos  económicos  principalmente fueron suspendidas. En 1499 los regidores de Córdoba piden a los jurados de Posadas informe sobre el estado del puente con el fin de realizar la oportuna reparación. Sin embargo, es tal el estado de deterioro que en 1528 se plantea el construir un nuevo puente sobre el Bembézar.

El puente está fabricado con sillares de piedra caliza. Conserva 9 pilas, ocho de ellas con sus tajamares bien visibles aguas arriba, y 10 arcos, tres de ellos completos. Los arcos son de medio punto y se construyeron mediante cimbras de madera, de lo cual ha quedado testimonio en los ocho mechinales biselados que las pilas mantienen en su intradós. La calzada del puente tiene unos 6 metros de anchura.

Bibliografía:

  • Archivo Municipal de Hornachuelos (AMH). Catastro de Ensenada. Interrogatorio, fols.18v-19r
  • CEHOP(1986),    La  obra  Pública  Patrimonio  Cultural. Madrid.
  • G.E. BONSOR. (1989). Expedición arqueológica a lo largo del Guadalquivir. Versión  en  español de Genaro  Chic  y  Aurelio Padilla. Écija (Sevilla), pp. 379-380.
  • ORTIZ JUÁREZ, D., BERNIER LUQUE, J, NIETO, M., y LARA ARREBOLA, F. (1986). Catálogo Artístico y Monumental de la Provincia de Córdoba. Tomo IV, Fuente Obejuna- Hornachuelos. Córdoba.
  • PAVÓN   MALDONADO,   B.   (1990),   La   arquitectura Hispanomusulmana. El agua. Madrid
  • RAMÍREZ DE LAS CASAS-DEZA, L.M. (1840-1842), Corografía histórico-estadística de la provincia y obispado de Córdoba, Vol. I.
  • TORRES BALBÁS, L. (1940), Arte hispanomusulmán hasta la caída del califato. Historia de España, t.V. Madrid.
Volver